Ocurrió el viernes pasado en un emblemático parque de Bucaramanga y a plena luz del mediodía.


Por: Julián Mejía, Blu Radio

La historia de la muerte del hombre de 60 años, la primera persona que pierde la vida por coronavirus en una calle de Colombia, es dura y conmueve a sus amigos más cercanos, quienes le brindaron los primeros auxilios y estuvieron con el cuerpo durante las siete horas que duró en el piso del parque Romero de Bucaramanga.

Vivía de vender flores en ese parque donde llegaban cientos de personas, antes de la cuarentena, a despedir a sus muertos.

“Él hacía arreglos florales, él vivía solito, de vez en cuando los hermanos venían a visitarlo, era raro que vinieran, tenía buena salud y no estaba enfermo ni nada”, comentó uno de sus compañeros floristas del parque Romero.

Su muerte se ha convertido en un misterio y un triste recuerdo de sus amigos, con quienes había compartido durante toda la mañana del pasado viernes. “Hasta se alcanzó a tomar unos tragos”, dijo uno de ellos.

“Él venía subiendo por acá, una chama venezolana le dijo que por qué estaba pálido, él dijo sí, sí, y se sentó en una silla, luego comenzó a estirarse, se agarró el corazón y se murió en menos de tres minutos”, contó Pablo Antonio Jaimes, quien vio el momento.

Publicidad

“La estaba pasando mal en la cuarentena y vino ese día a ver si podía vender algo para comer”, respondió otro do sus amigos.

Ahora, lo que más temen sus amigos es que se hayan contagiado. Por eso le piden a la Gobernación de Santander y la Secretaría de Salud que les hagan la prueba.

“Claro, nosotros hablamos con él y todo, nos gustaría que vinieran acá y nos hicieran la prueba porque estamos jugando con la vida nuestra y de los demás, nos sentimos bien, pero no sabemos cómo estaremos”, aseguró Édgar Escobar.

2 Comentarios

Dejar respuesta