2 MUERTOS Y UN HOSPITALIZADO EN SOACHA POR CONSUMIR METANOL EN BEBIDA EMBRIAGANTE

0
905

Se trata de tres hombres que sufrieron una intoxicación tras consumir un tipo de alcohol que se utiliza para fabricar plaguicidas.

Durante este miércoles, 7 de diciembre, se conoció que en el transcurso de la mañana dos personas fallecieron en el municipio de Soacha, en Cundinamarca, tras ingerir lo que aparentemente sería licor adulterado. La ingesta de esta bebida la realizaron en compañía de un tercero, quien en este momento se encuentra internado en el Hospital de Soacha.

El estado médico del paciente es reservado. Lo que se conoce es que al parecer presenta un cuadro de intoxicación debido a que la bebida contenía metanol, un tipo de alcohol que se utiliza para fabricar anticongelantes, plaguicidas, líquido limpiaparabrisas y diluyente de pintura.

El estado médico del paciente es reservado. Lo que se conoce es que al parecer presenta un cuadro de intoxicación debido a que la bebida contenía metanol, un tipo de alcohol que se utiliza para fabricar anticongelantes, plaguicidas, líquido limpiaparabrisas y diluyente de pintura.

El reporte entregado por el alcalde del municipio vecino, Juan Carlos Saldarriaga, indica que se trata de tres hombres entre los 40 y 50 años de edad, quienes se encontraban departiendo y consumiendo lo que al parecer era una bebida alcohólica artesanal:

“Lastimosamente en nuestra ciudad se presentaron dos casos (muertes) por consumir metanol en una sustancia que está por determinarse. Lo más seguro es que no sea licor adulterado, sino un tipo de licor que están produciendo y están vendiendo en el mercado negro”, explicó el mandatario.

Frente a esta situación desde la administración municipal se afirmó que se aumentarán las medidas de control y vigilancia a establecimientos de comercio y se aconsejó a los ciudadanos ingerir bebidas compradas únicamente en lugares de confianza.

Recomendaciones:

1. Compre en sitios reconocidos.

2. Revise la botella o empaque tetrapack, verificando los sellos, tapas y estampillas.

3. Compruebe que el rotulado contenga registro sanitario, fábrica, lote y graduación alcohólica.

4.  Verifique la etiqueta pasando el dedo por ella y si destiñe, se borra o despega fácilmente rechace la bebida y denuncie el hecho ante el Invima o las secretaría de salud.

5. Ponga la botella a contraluz, si su color no es uniforme o si trae partículas, no lo compre.

6. Desconfíe si el licor que va a comprar tiene un precio muy inferior al del mercado.

7. Después de consumir el licor, destruya el frasco, la tapa y la etiqueta.

Fuente: El Espectador

Dejar respuesta