James Rodríguez se ‘echó al hombro’ a la Selección Colombia y se robó el show en Kazán

0
848

¡Partidazo del ’10’ del seleccionado colombiano! Este domingo, el volante del Bayern Múnich volvió a la titularidad a lo grande, con magia en cada toque y pases perfectos para los goles de Yerry Mina y Juan Cuadrado.

James Rodríguez puso este domingo al servicio de la Selección Colombia su zurda mágica, se entregó con el alma y fue uno de los grandes protagonistas del triunfazo de este domingo 3-0 sobre Polonia, que nos devolvió la vida en el grupo H de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018.

En la cancha del estadio Kazán Arena el número ’10’ del seleccionado colombiano alzó la mano y tomó las banderas para mostrar el camino de una victoria que reconforta e ilusiona, no solamente a todos en el equipo dirigido por José Pékerman, sino también a 50 millones de fanáticos de nuestro país que enloquecieron con la goleada frente a los polacos.

Por eso, cuando el árbitro César Moreno señaló el centro de la cancha, James cerró su puño, miró a los hinchas que estaban delirando en las tribunas y festejó con locura. Y desde las gradas, llegó como premio un cerrado y atronador aplauso para una de las figuras de Colombia.

Pero hay razones para ese reconocimiento, porque Rodríguez hizo parte del circuito de juego del equipo de Pékerman, jugó a uno o dos toques con Juan Fernando Quintero, también lo hizo con Juan Guillermo Cuadrado y buscó siempre a Falcao García, su socio.

Y él, apareció cuando más confusión había, en el momento en el que Polonia se defendía a capa y espada; James sacó un centro con clase, le metió ‘chanfle’ al balón y en el corazón del área; Yerry Mina con un perfecto cabezazo abrió el camino victorioso.

James corrió a celebrar con sus compañeros del banquillo de suplente y con los integrantes del cuerpo técnico. Fue un desahogo total, único, cargado de sentimiento…

Pero el jugador del Bayern Múnich no se quedó con eso, ya que en varios pasajes del compromiso se le vio ayudando en la marca, metiendo la pierna y no ahorrando ni una gota de sudor en pro de la causa nacional en tierras rusas.

La función y el espectáculo del ’10’ en Kazán siguió. Después del gol de Falcao García y con Polonia a nuestra merced, otro genial pase de James sirvió para que Juan Guillermo Cuadrado anotara el definitivo 3-0 para ponerle el moño a un verdadero festín colombiano, en la tribuna y en la cancha, en Rusia.

James volvió a lo grande y ahora, junto a Colombia entera, va por más el próximo jueves frente a Senegal, en Samara, en el duelo en el que se espera que se pueda certificar la clasificación a los octavos de final del Mundial 2018.

Fuente:Gol caracol

Dejar respuesta